¿Qué es el Crédito?

El crédito es una herramienta muy útil para aumentar su poder adquisitivo y ayudarle a lograr sus metas financieras.

¿Qué es el crédito?
Share

El crédito es una herramienta muy útil para aumentar su poder adquisitivo y ayudarle a lograr sus metas financieras. Con el crédito, puede obtener lo que necesita ahora, a cambio de la promesa de pagar en el futuro.

La palabra crédito tiene varios significados relacionados entre sí. Nos enfocaremos en dos.

El primer significado de crédito es usar el dinero de otro para pagar algo. En pocas palabras, es un préstamo. Por ejemplo:

Susana obtuvo financiamiento de su banco para comprar una casa. Ella está usando el dinero del banco para comprar la casa, y a cambio, Susana promete pagarle al banco una suma de dinero cada mes hasta completar la cantidad prestada. Cada pago mensual incluye también los intereses que gana el banco.  

El segundo significado de crédito es la reputación que tiene una persona o negocio para pagar sus deudas. También se conoce como el historial crediticio. Usando el mismo ejemplo:

 

Susana obtuvo el financiamiento para su casa porque tiene buen crédito con su banco, puesto que demostró su responsabilidad pagando varios préstamos en el pasado.

 

¿Por qué se necesita el crédito?

El crédito se necesita para hacer compras sin tener que pagar al contado, especialmente cuando se trata de algo sustancial o necesario, por ejemplo, una casa, un automóvil, o una maquinaria para un negocio.

La ventaja del crédito es que otorga más poder financiero si se utiliza bien. El crédito nos permite muchas veces alcanzar nuestras metas más rápidamente. Veamos el ejemplo de Beatriz:

 

Beatriz se graduó como fisioterapeuta y quiere visitar a sus pacientes a domicilio. Sin embargo, Beatriz no tiene coche. Ella tiene dos opciones:

 

La primera es usar el transporte público para viajar de paciente en paciente mientras ahorra para comprar un auto. Aunque al principio a Beatriz esto le suena prudente, se da cuenta que usando el transporte público solo puede visitar a uno o dos pacientes por día.

 

La segunda opción es usar crédito para financiar un auto. Con el coche Beatriz visita a 4 o más pacientes diariamente. No solo gana más dinero, puede ahorrar más. El crédito le da a Beatriz más poder financiero.

Tipos de crédito

Hay diferentes tipos de crédito con opciones de pago diferentes:

  1. Crédito para compras a plazos (por ejemplo, crédito para una casa o un automóvil).
    Con el crédito a plazos se firma un contrato para reembolsar una cantidad fija del préstamo en pagos iguales durante un período de tiempo.
  2. Crédito rotativo (por ejemplo, las tarjetas de crédito).
    El crédito rotativo le da la opción de pagar la totalidad de su deuda o de realizar pagos mínimos cada mes. A medida que paga, el dinero vuelve a estar disponible para solicitar un nuevo préstamo.
  3. Cuentas abiertas a 30 días (por ejemplo, tarjetas de viaje y entretenimiento).
    Estas cuentas se deben pagar en su totalidad cada mes.

Crédito asegurado o no asegurado

Crédito Asegurado: Significa que usted ofrece algo de valor como garantía, o colateral, para asegurar el pago de su deuda. Si se retrasa en los pagos, el prestamista puede tomar posesión del colateral. Por ejemplo, un crédito hipotecario es un tipo de crédito asegurado. Su casa es el colateral del préstamo. Si no paga el préstamo a tiempo, el prestamista puede quedarse con su casa. Otros ejemplos incluyen: créditos para comprar automóviles, préstamos de casas de empeño, y préstamos de título de propiedad.

Crédito no asegurado: Significa que no tuvo que presentar nada de valor para garantizar el pago del préstamo. El crédito no asegurado le permite comprar artículos a crédito a cambio de su promesa de pago al acreedor. El acreedor no tiene ninguna garantía, sólo su promesa de que le pagará. No pueden venir luego a quitarle su automóvil o su casa para hacerle pagar la factura de su tarjeta de crédito. Ejemplos de crédito no asegurado incluyen: tarjetas de crédito, cuentas médicas, y préstamos personales.

 

Los beneficios de tener un buen historial de crédito

A menos que usted se haya ganado la lotería, o que esta mañana su mayordomo le haya informado que aún sigue siendo multimillonario, lo más probable es que va a necesitar un préstamo para hacer una compra grande. Personalmente, puede ser para una casa o un automóvil. O en cuestión de negocios, puede ser un edificio o local para un restaurante, por ejemplo, o maquinaria y herramientas para un taller mecánico. Sea lo que sea, es difícil comprar este tipo de cosas sin obtener un préstamo.

Por otro lado, los bancos y compañías financieras quieren asegurarse de que se les reembolse el dinero que han prestado. Desafortunadamente, el hecho de que usted se comporta bien y se cepilla los dientes no es suficiente garantía para ellos. Necesitan algo más tangible. Necesitan ver su historial de crédito, o sea, cómo ha manejado el dinero en el pasado. Es el factor más importante para que le aprueben no solo un préstamo, sino también la cantidad prestada y el monto de los intereses.

 

El puntaje de crédito

El puntaje de crédito es una calificación que le indica a un prestamista qué tan confiable es usted en cuanto a pagar un préstamo. Ese número se calcula por varios métodos y considerando varios factores, pero en general, se basan en su historial: cuánto dinero debe, si paga sus cuentas a tiempo, si ha dejado de pagar deudas, etc.

 

Cómo obtener buen puntaje de crédito y conservarlo.

Aquí nos enfrentamos al eterno dilema: ¿Cómo puedo obtener un préstamo en primer lugar, para demostrar que soy confiable, sin tener el buen puntaje de crédito que demuestra que lo soy?

La respuesta es que, básicamente, hay que hacerlo poco a poco.

Es como encender una fogata. No se le puede poner un cerillo a un leño esperando que prenda. Hay que empezar encendiendo un poco de paja o yesca, con ello encender unas ramitas o virutas hasta que las llamas sean suficientemente grandes para encender los leños más pequeños, a los cuáles les agrega encima los leños más gruesos.

De igual manera, su historial de crédito comienza con lo básico: El pago de la renta y de sus cuentas de electricidad, agua, gas, basura, etc. Si tiene recibos y comprobantes de pago que demuestran su buen historial de pago, es posible que su banco le otorgue una tarjeta de crédito asegurada o con un límite bajo para empezar. Si demuestra su responsabilidad con ese tipo de tarjeta por uno o dos años, podrá quizás obtener una tarjeta no asegurada o con un límite más alto. De allí, un préstamo asegurado con un colateral, como un automóvil, podría ser un paso más grande para demostrar responsabilidad financiera e incrementar su puntaje de crédito.

 

Veamos un ejemplo más:

Nicolás trabajó en una fábrica de muebles, siempre con el sueño de abrir su propio taller de carpintería.

 

Desde que empezó a recibir su salario en la fábrica, abrió una cuenta corriente y una cuenta de ahorros en un banco local. Con esas cuentas estableció el comienzo de su vida financiera.

 

Aunque tuvo varios gastos inesperados, Nicolás siempre se aseguró de pagar a tiempo su renta y sus cuentas de electricidad, agua y gas. Con esta prueba de que pagaba sus cuentas puntualmente, pudo pedirle a su banquero una tarjeta de crédito asegurada con un límite de $1,000, la cuál garantizó con los $1,000 de su cuenta de ahorros.

 

Con esa tarjeta, Nicolás hizo varias compras de herramienta y equipo y se esmeró en pagar los saldos puntualmente. Después de un tiempo, Nicolás tenía suficiente buen puntaje de crédito para comprar una camioneta pick-up nueva con financiamiento de la concesionaria.

 

Nicolás se dio cuenta de que podía endeudarse de más y eso podría afectar su puntaje. Se enfocó en ahorrar lo más posible y hacer puntualmente los pagos de su camioneta. En su tiempo libre se dedicó también a buscar un local ideal para montar su propio taller.

 

Finalmente, Nicolás habló con su banquero. Había ahorrado suficiente dinero para un pago inicial o depósito, y gracias a su historial de crédito y su buen puntaje, el banco le otorgó un préstamo para comprar un pequeño edificio para inaugurar su propio negocio de carpintería.

 

 

Aunque Nicolás es solo un ejemplo, puede ver que él mismo tuvo control de su crédito, construyéndolo poco a poco y cuidándolo bien. Al igual que un torno o un taladro es una herramienta muy útil para un carpintero, el crédito es una herramienta muy útil para establecer un negocio. El buen crédito incrementa su poder adquisitivo y le ayuda a empezar o ampliar su negocio, mientras que el mal crédito puede hacerle la vida mucho más difícil y cara.

Apply for a Loan

Learn More