Como Elegir La mejor Estructura Legal Para Pequeñas Empresas

Es muy importante elegir la mejor estructura legal para su pequeña empresa, ya que ésta afectará todos los aspectos de su negocio.

Share

¿Cuál es la mejor estructura legal para su pequeña empresa? La estructura legal es la forma en que la empresa está organizada desde el punto de vista financiero. Es muy importante elegir la mejor estructura legal, ya que ésta afectará todos los aspectos de su negocio: las operaciones del día a día, el pago de los impuestos estatales y federales, y el riesgo o responsabilidad financiera personales.

Lo importante es escoger la estructura que mejor balancee las protecciones legales con los beneficios financieros.

Las estructuras legales más comunes son propietario único, sociedades, compañías de responsabilidad limitada, corporaciones y cooperativas.

Propietario único

La estructura legal más común y simple es una empresa con un solo propietario. El propietario y la empresa son la misma entidad en el pago de los impuestos. Las ganancias de la empresa son ganancias personales y se gravarán como ingreso personal.

Esta es la forma más fácil y económica para aquellos que quieren tener control total de su empresa o quieren operar un negocio desde la casa, como escritores, contadores, entrenadores, masajistas, etc. No se requiere de gran formalidad para establecer la empresa, ni tampoco para terminarla. Es posible que algunos de sus costos personales, como el seguro médico, se puedan deducir de sus impuestos.

Puesto que el propietario es responsable económicamente de su empresa y sus bienes personales se usarán para cubrir cualquier pérdida o deuda que incurra la empresa, esto puede ser una desventaja en el futuro si la empresa crece. Por ejemplo, si un entrenador quiere abrir un gimnasio, tendrá que comprar equipo, contratar empleados, rentar un local y considerar que tendrá a muchos clientes entrando y saliendo de su local, lo que conlleva cierto riesgo. La inversión, el riesgo y la responsabilidad crecen, por lo cual puede ser arriesgado mantener ese negocio como propietario único.

Sociedad

La sociedad (partnership en inglés) es semejante a la empresa con un propietario único, solo que ahora hay dos o más dueños. Hay dos tipos de sociedad: la general y la limitada; en la general todo se comparte por igual, mientras qué en la limitada, uno de los socios controla la operación de la empresa.

La sociedad es una estructura ideal para quienes quieren formar una empresa con familiares o amigos, como un taller automotriz o un restaurante; la responsabilidad y el riesgo se reparten entre los socios. Por esa misma razón, este tipo de arreglo conviene formarlo con la ayuda de un abogado, por lo que el costo de formar una sociedad será un poco más alto que el de formar una empresa con un propietario único. Este tipo de sociedad es fácil de formar y no requiere de mucha burocracia.

Una empresa con este tipo de estructura legal es más propensa a recibir préstamos o financiamiento por el hecho de que hay más de una persona responsables por la deuda.

Compañía de responsabilidad limitada
(o LLC por sus siglas en inglés – Limited Liability Company)

Esta estructura legal permite que los dueños, socios o accionistas de una empresa limiten su responsabilidad personal y al mismo tiempo aprovechen los beneficios relacionados con los impuestos y la flexibilidad que otorga una sociedad. Una LLC confiere protección personal a sus miembros por aquellas deudas de la empresa que no fueron causadas por irresponsabilidad o actos ilegales. Las ganancias y pérdidas de la empresa se pasan a los propietarios como ingresos en sus declaraciones de impuestos personales.

Hay ciertos costos asociados con la formación de una LLC, como cuotas para registrarse con el gobierno estatal, pero no son muy altos y el proceso no es muy complicado.

Corporación

La corporación es la estructura empresarial más compleja y difícil de obtener. Hay algunas variantes de la corporación, que examinaremos a continuación:

La Corporación C (C Corp en inglés)

La Corporación C (o simplemente “corporación”) es una entidad totalmente separada de sus propietarios, los accionistas, los cuales están protegidos de cualquier responsabilidad personal. La Corporación C funciona casi como si fuese una persona: puede obtener una ganancia o tener una pérdida, se le pueden cargar impuestos, tiene sus propios derechos legales, puede demandar o ser demandada, comprar y vender pertenencias y ceder sus derechos de propiedad por medio de sus acciones.

A diferencia de las empresas con propietario único, las sociedades, o las LLC, las corporaciones pagan impuestos sobre sus ganancias, y en algunos casos, los accionistas pagan impuestos de nuevo sobre las ganancias de sus acciones.

El costo para formar una Corporación C es alto, y es necesario mantener registros, procesos de operación e informes extensos. La ventaja de una Corporación C es que puede recaudar capital por medio de la venta de acciones y presenta un bajo riesgo financiero personal para los propietarios.

Corporación S (S Corp en inglés)

La S Corp es una opción para un solo propietario de empresa que quiere crear una corporación para ahorrar en los impuestos. En esta estructura legal, el propietario recibe un sueldo como si fuera el único empleado de la empresa. Este sueldo no es parte de las ganancias de la empresa y el propietario paga los impuestos correspondientes. El resto de las ganancias de la empresa se pagan como dividendo, al cual se le cargan menos impuestos. Por lo tanto, al separar las ganancias entre sueldo y dividendo, el propietario de la S Corp ahorra dinero en el pago de impuestos.

Hay ciertos requisitos para una S Corp, entre ellos, que el propietario debe ser ciudadano de los EE. UU., y la empresa no puede tener más de 100 accionistas. La tasación de los impuestos varía por estado.

Corporación B (B Corp en inglés)

La B Corp es una corporación con fines de lucro en la cuál los accionistas hacen responsable a la empresa de producir algún tipo de beneficio público además de una ganancia financiera. Las Corporaciones B son diferentes a las Corporaciones C en propósito, responsabilidad y transparencia, pero no son diferentes en la forma en que se les gravan los impuestos.

En algunos estados se requiere que las Corporaciones B presenten un reporte anual que explique y demuestre la contribución de la empresa al bien público.

Corporación sin fines de lucro
[También conocida como una 501(c)(3) organization o non-profit]

Las corporaciones sin fines de lucro fueron creadas para realizar trabajos de caridad, para la educación, o para actividades religiosas, literarias o científicas. Debido a que su propósito es para el beneficio del público, las organizaciones sin fines de lucro pueden estar exentas del pago de impuestos, sean estatales o federales, sobre las ganancias que puedan obtener.

Las corporaciones sin fines de lucro se organizan similarmente a las Corporaciones C y deben seguir ciertas reglas sobre el uso de sus ganancias. Por ejemplo, las ganancias no se pueden distribuir a los miembros o destinarse para apoyar campañas políticas.

Cooperativa (Co-op en inglés)

Cuando una sola persona es propietaria y opera una empresa, es un propietario único. Cuando dos o más personas son propietarias de una empresa, forman una sociedad. Cuando una empresa pertenece y es operada por las personas que se benefician del uso de sus productos y servicios, se conoce como una cooperativa.

Las ganancias generadas por la cooperativa se distribuyen equitativamente entre los miembros. Por lo general, una cooperativa está dirigida por una mesa directiva y por funcionarios electos democráticamente. Los miembros regulares tienen poder de voto para controlar la dirección de la cooperativa y pueden comprar acciones, pero la cantidad de acciones que poseen no afecta el peso de su voto.

Comience con sencillez

Cuando usted tenga que decidir cuál es la mejor estructura para su pequeña empresa, considere que casi todas las empresas comienzan siendo de propietario único o sociedades. ¿Por qué? Porque estas estructuras empresariales son sencillas, requieren pocos trámites y se registran fácilmente sin mucha burocracia.

Las estructuras legales de propietario único o de sociedad son ideales para las pequeñas empresas que tienen una menor posibilidad de sufrir grandes pérdidas o de ser demandadas y llevadas a juicio. Una vez que su empresa tenga más riesgo, mayores montos de deuda o requiera más capital, entonces considere estrucurarse como una corporación C para salvaguardar sus bienes personales y tener acceso a más capital.

Apply for a Loan